viernes, 6 de agosto de 2010

Autocensura en la era censurable

La Cobra
PICADURAS Y MORDIDAS viernes 06/08/2010
Imagínense que el otro día me encuentro en el desierto conmigo mismo y el conmigo mismo me dice que tenga cuidado con lo que escribo porque se han de enojar sus majestades.
Chuta, dije a conmigo mismo, ¿o sea que no estamos en la era de la revolución sino en la era de la extremaución?
No exageres, me dijo conmigo mismo. Lo que pasa, me explicó, es que este Gobierno lúcido, brillante y limpio es un gobierno serio al que no le gustan las bromas.
Ah, le dije a conmigo mismo. ¿O sea que no puedo hacerme el chistoso en esta columna que a veces no me sale tan chistosa sino que parece que me desquito de todo lo que le hacen al país los señores de Arrancha País?
Eso tampoco es humor, me dijo conmigo mismo, porque tú, pobre cobra del desierto, crees que puedes esconderte en un seudónimo para hacerte el chistoso.
Así que a partir de ahora no voy a hacer chistes sino que voy a hablar bieeeeeeeeeeeeen en serio.
Por ejemplo, voy a escribir que el mejor periódico del Ecuador es el Diario El Telégrafo.
Que el más mejor presidente de la historia nacional es el economista más inteligente que ha dado la Patria
Que el más grande ejemplo de democracia lo da cada día la Asamblea Nacional.
Que nunca antes hubo, como sí hay ahora, un Gobierno que respete tanto la crítica.
¿Ya ven ? Me puse bien serio....