Mostrando entradas con la etiqueta cine. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta cine. Mostrar todas las entradas

miércoles, 17 de junio de 2015

Con las piernas de la imaginación. El cine.

"En la estación de Tarnow hicimos una parada insospechádamente larga. Alguien había hecho volar por los aires la consigna. Los pasajeros de nuestro compartimiento decían que los culpables eran unos saboteadores alemanes. Reinaba una excitación general que rozaba la histeria. Yo también me di cuenta de la gravedad de la situación, pero llevaba en el bolsillo Las aventuras de Simbad el Marino en forma de historieta. Leía aquel libro mientras prestaba oídos a las noticias del andén, donde la muchedumbre se agitaba entre gritos. Estaba muy impresionado, pero al mismo tiempo impaciente por conocer el contenido de los capítulos siguientes de Las aventuras de Simbad el Marino. Esto ilustra bien los caminos que mi imaginación recorría durante la guerra. Finalmente el tren arrancó"
 De "Baltasar" una autobiografía. Por Slawomir Mrozek

Me parece una magnífica imagen, este fragmento autobiográfico de Mrozek- quién en un momento dado también sufrió un duro golpe por culpa de un ictus que le produjo una afasia y la consecuente incapacidad para escribir- para ilustrar lo que vengo descubriendo de la poderosa fuerza terapéutica de la imaginación que nos permite "estar a un tiempo  en misa y repicando".

Repicaba Mrozek con Las aventuras de Simbad el Marino en medio de la gravedad de la guerra, yo repicaba mucho con el cine en mi infancia en medio de circunstancias difíciles. Repicaba cada domingo, con lo ahorrado de la calderilla  que de tios, primos y demás familia era costumbre recibir y además el cine, entonces, era barato, no me digais por qué.

El cine fue otro recurso de la imaginación que nunca me faltó, lo he cultivado sin tregua, me gusta todo aunque no "todo". Como pasatiempo, como emoción, como técnica, como historia, como documentación... Y  todos los géneros, exceptuando el de terror que no me va lo más mínimo, Admiro y venero a los buenos actores, tantos, los de todos, De Niro, Pacino, Streep, Moore, Nolte, entre los actuales,  pero un  largo etc; algunos no hacen una película mala, Philip Seymour Hoffman, y un grande Daniel Day Lewis. A los buenos directores Spielberg, Scorsese, Cóppola, Kubrick, Allen, y larga lista de nuevo. A los guionistas, un buen guión lo es todo.A una película inglesa, a lo Loach, no me puedo resistir, pero tampoco a los folletones de época con Anthony Hopkins y Emma Thompson. A Ivory le perdono todo, y El Padrino I,II,y III como Memorias de África me los se de memoria. El cine lo tiene todo si la película es redonda. La historia, la imagen, la música, la fotografía. Todo. Es el mundo mejor para habitar la imaginación.

Desde hace unos años anoto cada película que veo con una pequeña reseña y una valoración, ya son cientos, buenas, muy buenas, pasables, regulares y malas, y no quiero alargarme, así que mencionaré sólo algunas de las que califiqué con un " Excelente" entre las que me ayudaron a recorrer los caminos de la imaginación en estos nuevos tiempos difíciles:

"A flash of green" dirigida por Víctor Núñez, con el admirado Ed Harris.
"Antes que el diablo sepa que has muerto"  dir. Sidney Lumet, con Philip S. Hoffman
"Beyond to see" Dirige e interpreta Kevin Spacey. !Vaya uno!
"Conspiración de silencio" dir. John Sturges, interpreta Spencer Tracy. Qué decir...
"Camino a la libertad" dirige Peter Weir, Ed Harris de nuevo, pero todos buenos, y esos paisajes!
"Donde está la casa de mi amigo"  Dir. Abbas Kariostami. Impresionante, hay que aguantar las emociones.
"De dioses y de hombres" Dir. Xavier Beauvois, Uff, Interesantísima.
"El discurso del rey".Dir. Tom Hooper y Colin Firth forever, de la comedia más tontorrona al drama mas truculento.
"El amor bajo el espino blanco" Dir. Zang Yimou, como cualquier otra suya.
"En el valle de Elah" Dir. Paul Haggis, con Tommy Lee Jones, Charlize Theron, Susan Sarandon,..que puedo decir.
"El vuelo" Dir. Robert Zemeckis, con Denzel Washington, fantásticos y fantástica.
"El fuego y la palabra" dir. Richard Brooks, con Burt Lancaster en una interpretación extraordinaria y Jean Simmons.
"Banquete de bodas" Dir, Richard Brooks, con Bette Davis y Ernest Bornigne. No va más.
"El capital humano" Dir. Paolo Virzi, con Valeria Bruni Tedeschi, Fabrizio Bentivoglio entre otros todos buenos.
Jimmy`s hall, Dir. Ken Loach
"Los descendientes" Dir. Alexander Payne, con George Clooney, "el completo"
"La solución final" Dir. Frank Pierson, interpreta el fabuloso Kenneth Branagh
"Magia a la luz de la luna" Con Woody Allen siempre a muerte.
"Mister Turner" Dir. Mike Leigh, actua el gran Timothy Spall
"Senderos de gloria" Kubrick-Douglas, y "Ser o no ser" Lubitsch-Lombard, revisitadas una y otra vez, como "Vidas cruzadas" de Robert Allman, con Madeleine Stowe.Julianne Moore, Tim Robbins, y otros grandes.
Como veis la lista lleva un orden alfabético y queda sometida a opiniones; éste es el gusto mío.

A todos ellos gracias, gracias, de parte de mi imaginación, por tantos momentos maravillosos. Esdedesear

martes, 5 de mayo de 2009

El hijo de la sionista castradora

"Ese lenguaje tan universal, el cine; esa situación tan común-entrar, sentarse y ver-en la que a tan bajo precio vamos acumulando datos es de índole muy superior a lo que se considera acreditado sistema de conocimiento: la observación. Ésta, aparte el area científica, en la que es rigurosamente sistematizada, tanto en la vida práctica como en la creación literaria suele reunir grandes conjuntos de datos prolijos pero no forzosamente unidos por su coherencia vital. El observador se pone ante las cosas y compara una con otra, deduce una de otra y así sucesivamente: el contemplador se ofrece a la visión, se deja estar pasivo, con la puerta abierta, y ellas, las visiones, entran en tropel dando fin a la actitud pasiva, porque, en la oscuridad, ls visiones son iluminaciones".
De Saturnal, por Rosa Chacel.
http://www.youtube.com/watch?v=HmRfK9huDvQ&feature=related

Desde Freud sabemos que no nos queda más remedio que adecuar el principio de placer al principio de realidad, y además que hemos de hacerlo con un gasto tremendo pues nuestros procesos psíquicos no están por la labor de renunciar al placer así como así, y de una u otra forma tenemos que vérnorlas con la angustia siempre acechando. Soportamos la represión que las normas sociales nos imponen, que nos imponemos, para vivir tranquilos en el medio hostil a nuestra natural rebeldía contra la "civilización" que se nos impone, con diferentes mecanismos, uno de ellos por ejemplo sería éste de la sublimación que se manifiesta en el placer de escribir este blog; con todo la represión no se levanta del todo, solo lo hace, según Freud, (El chiste y su relación con lo inconsciente) en el sueño y el chiste, esos dos espacios de la posible libertad y de placer.

Pero decía Kant que una cualidad de lo cómico consiste en no podernos engañar más que por un instante, por eso quiero nombrar hoy a Woody Allen (cuyo segundo apellido, por cierto, es Königsberg, como la ciudad donde nació el filósofo) como uno de los hombres modelo-imaginarios más gratos de mi vida. Porque me ha regalado esa profusión de instantes cómicos con los que engañar a la represión y transgredirla. Ese hombre que se define fóbico, solitario e introvertido, "el chico con gafas que cae bien" que pretendió, y consiguió, ser para los que le seguimos, nos proporciona una ansiada película cada año que añadimos a todas las que seguimos viendo entremedias, vigentes siempre, no importa el tiempo que pase, porque sus temas y su valentía no tienen edad, pertenecen a eso que se podríamos llamar "el divino fracaso" como diría Cansinos Assens.

Agradezco sobre todo que, gracias a ese lenguaje universal del cine, superior sistema de conocimiento como dice Rosa Chacel, haya pulverizado estereotipos sociales, banalizando el éxito, arrasando el tabú, categorizando la frustración, haciendo poderosa la impotencia, haciéndonos reir sin reirse. O mejor haciéndonos reir gracias a reirse de él mismo, lo que denota el mayor signo de inteligencia en cualquier persona. Quizás nos reímos por no llorar, pero lo prefiero. Esdedesear

"Cuando la corrección política se impone, la neurosis deviene en esquizofrenia, cuya manifestación más notable es la doble moral. El recurso a la risa, el cinismo en forma de carcajada es sin duda la única medicina incruenta, el placebo social casi perfecto para evitar que la cosa degenere en paranoia, en una psicopatía que oscile entre el travestismo y el asesinato múltipe, u opte definitivamente por una lobotomía autoconsentida"
De "Freud y Bergson: El Chiste y la risa y su relación con lo social". Por Alberto Sánchez Alvárez-Insua.