domingo, 20 de febrero de 2011

EL CARNAVAL POPULAR DE SAN CRISTOBAL



Jorge N Guigni
Coordinador General

El Carnaval Popular de San Cristóbal es el evento cultural de mayor trascendencia y arraigo popular que se celebra en esta provincia. Es el festejo más democrático y aglutinador que tenemos. En él participan todos los sectores que componen nuestra comunidad social y cultural sin ser objeto de discriminación ni censura, pudiendo expresar libremente sus prácticas culturales, su imaginación creadora y sus ideas.

El Carnaval Popular ha permanecido realizándose ininterrumpidamente desde 1980, posicionándose como una institución cultural trascendente y convirtiéndose en un aporte importante al ámbito de la identidad colectiva de nuestro pueblo que, sin lugar a dudas, siente el orgullo de tener uno de los carnavales más peculiares de nuestro país.

En San Cristóbal el Carnaval tiene una gran diversidad de personajes y estampas, una parte de ellas, como Los indios, Los Galleros, La Muerte, Se Me Muere Rebeca, Las Roba la Gallina, Los Africanos ( o Pepes, como se les llama localmente) y los Diablos Cojuelos, aunque tienen características distintivas de nuestra comunidad, forman parte de las estampas tradicionales del carnaval nacional, y otras como El Toro y su Tribu, El Doctor, El hombre de los Zancos, Puntilla, El Trabucazo de Mella y La XXI División, son creaciones que sólo las podrán observar aquí.

Pero la característica más importante del Carnaval Popular de San Cristóbal, que lo diferencia de los demás carnavales del país, es su contenido educativo y pedagógico y su forma de realizarse. Sus personajes, estampas y comparsas incluyen generalmente un contenido crítico o educativo, no se limitan al goce ni al desenfreno, sino que incorporan en sus creaciones parte de los problemas sociales que padecen los integrantes de las comparsas. De esta manera se transforma en un inmenso espacio lúdico donde la gente se divierte buscándole solución, denunciando o burlándose de sus problemas cotidianos.

El Carnaval Popular de San Cristóbal culmina el 27 de febrero con su característico desfile, que recorre la Avenida Constitución hasta llegar al Parque Piedras Vivas (*), donde se presentan las comparsas en tarima una por una, para el disfrute de la gran multitud que allí se reúne y para la evaluación final de las mismas por parte del jurado que otorga los premios.

Al terminar la presentación de las comparsas, el jurado anuncia los ganadores de las distintas categorías de participación y el carnaval concluye, pero a la vez comienza de nuevo, porque en las mentes de todos los participantes de inmediato se proyectan las imágenes de lo que quisieran hacer en el próximo carnaval, que generalmente es algo que supera en todos sus aspectos lo ya realizado.

(*) En los últimos tres años se ha realizado en la Avenida Libertad, frente a la Plaza de los Constituyentes.