jueves, 2 de diciembre de 2010

Fugas

A propósito de Wikileaks. Esdedesear.


-¿Cómó podríamos definir la verdad en términos de su función en la vida pública?

-Se pueden plantear dos cuestiones al respecto. Creo que lo que realmente preocupa a la gente es la veracidad. Se cree que todo el mundo dice mentiras, lo que suele ser el caso. Todo el mundo miente. Y a la gente le gustaría que se le dijera la verdad. Pero lo que se quiere decir con esto no es algo que tenga que ver con la naturaleza de la verdad. Sólo se quiere que la gente diga aquello en lo que cree, que los gobiernos digan al público las mismas cosas que dicen a los otros gobiernos, etc. La verdad en tanto que problema filosófico se pregunta si los enunciados verdaderos son representaciones de la realidad, o si el concepto de representación vale para los enunciados, etc. Es una cuestión técnica.

-¿Qué papel desempeña la veracidad en la esfera pública internacional o en la tribuna en la que tienen lugar las discusiones?
-Se trata de hacer funcionar la democracia mediante la libre disposición de la información. De ahí que la gente tenga tantas esperanzas puestas en Internet. Si se quiere averiguar cuánta gente sin trabajo hay en un país determinado, o cuál es el salario medio, se puede encontrar. Y nadie nos miente. Y esto es, por supuesto, tremendamente importante, pero no es asunto del filósofo. Mi lema es que si cuidamos la libertad, la verdad se cuidará a sí misma. Un enunciado verdadero es aquel sobre el que una comunidad libre está de acuerdo en que es verdadero. Si cuidamos la libertad, obtenemos de regalo la verdad".
Extraído de "Cuidar la libertad" Ed. Trotta. Por Richard Rorty.

Publicado originalmente en 2N: A Journal of Ideas 11-12 (1997). Reproducido en "Se avecina una crisis: Una conversación con Richard Rorty. Entrevista con Zbigniew Stanczyk.