martes, 19 de octubre de 2010

Enderezando un frutal vencido.

Los frutales a veces de tanto fruto que poseen y el peso del mismo, comienzan a inclinarse, por lo que hay que corregirlos para que siempre crezcan lo mas derecho posible.
En este caso se trata de los membrilleros, que como os dije, han tenido tanta carga que se han vencido.
Este era el aspecto inicial.


En esta fotografía se puede observar el Membrillo ya recolectado, al cual se le ha colocado una cuerda tensando el árbol en la dirección opuesta hacia donde se encontraba vencido.


Detalle del amarre al frutal, en el que se puesto un plástico grueso y gran cantidad de papel, al objeto de que la cuerda no haga daño al árbol, tras tensar el mismo.