miércoles, 31 de marzo de 2010

¿Bailas?

" Si hay algo de este orden en lo que aquí enseño es lo siguiente: les ruego a cada uno de ustedes que, en el interior de su propia investigación de la verdad, renuncien radicalmente- aunque solo fuese a título provisional para ver qué se gana dejándola de lado- a utilizar una oposición como la de afectivo e intelectual.
No deja de ser tentador adherir a esta consigna durante cierto tiempo, ya que es evidente que al utilizar esta oposición solo se desemboca en una serie de callejones sin salida. Esta oposición es de las más contrarias a la experiencia analítica, y de las que más oscurecen su comprensión. (...) Si en algún sitio se situa lo intelectual es a nivel de los fenómenos del ego, en la proyección imaginaria del ego, pseudonaeutralizada-pseudo en el sentido de mentira. que el análisis denunció como fenómeno de defensa y resistencia.
(...) Esto nos permite criticar a la vez la ambigüedad siempre mantenida en torno a la famosa oposición entre lo intelectual y lo afectivo; como si lo afectivo fuese algo así como una coloración, una cualidad inefable que debiera buscarse en sí misma, independientemente de la piel vaciada que sería la realización puramente intelectual de una relación del sujeto(...)
Lo afectivo no es una densidad especial que faltaría a la elaboración intelectual. No se sitúa en un más allá mítico de la producción del símbolo, anterior a la formulación discursiva. Sólo esto puede permitirnos de entrada, no digo situar, pero sí aprehender en qué consiste la plena realización de la palabra."

De "Seminario Uno. Sobre los escritos técnicos de Freud. El concepto de análisis y Sobre la Verneinung de Freud". Por Jacques Lacan.

En resumidas cuentas, pues no voy a pedir comprensión del texto de Lacan que ni siquiera quiero contextualizar demasiado, cuando ya estamos con el cuerpo de jota o de paso de semanasanta, (ya se sabe que Lacan mismo decía, ante la dificultad de entender sus textos, que no escribía para que le entendiesen), que lo que quiero recordar, y en ese intento estoy desde que empecé a escribir este blog, es que no hay tal oposición entre lo afectivo y lo intelectual, es una ambigüedad mantenida que trae consecuencias.
Ya que nos encontramos en terrenos psicoanalíticos podríamos reflexionar por ejemplo sobre ese interrogante que es común a cualquier síntoma de mal llamada "enfermedad" psicológica- pues lo mental, como muy bien mostró, el tan mal interpretado en ocasiones, Freud, no deja de ser el terreno de energías tan físicas como las demás energías de nuestro cuerpo-¿que me está pasando?, al que esperamos contestar con una respuesta de tipo intelectual, y, lo que es más, que esa respuesta (esa verdad) esté en la boca de un otro, en forma de especialista por ejemplo. Por eso un psicoanalista no habla, para dejar hablar al inconsciente dañado en sus afectos.
En todo caso, y a cuento del video que os quiero enseñar, lo importante no es tanto saber qué es lo que pasa como saber qué hacer con lo que pasa. Patología. Pathos logos, padecemos de nuestros afectos. Freud y Jung lo redescubrieron para nosotros y este Rolando Toro que entrevista Cristián Wanrken ofrece algo para hacer con lo que nos pasa. Si no os interesa mucho lo de la biodanza, al menos os aseguro un rato de larga, exquisita, tranquila y agradable charla para estas vacaciones. Esdedesear.
http://www.otrocanal.cl/?video=1224