Mostrando entradas con la etiqueta Ciorán. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Ciorán. Mostrar todas las entradas

jueves, 4 de diciembre de 2014

La política...televisada

"..mi no deseado presente se desenvuelve, me desenvuelve, como no puedo controlarlo, me limito a comentarlo" 
Ciorán." Breviario de podredumbre" 

Este es el momento de la política, de hablar de política, como hasta hace poco lo era de la economía. Ya pasó de moda hablar de la prima de riesgo, el bono a equis años, rescate si, rescate no, o de cuando se pasaría por aquí la troika , todo ello "desde el punto de vista del crecimiento y el empleo" claro. Ahora el tema candente es la política en general, y en particular la corrupción de los políticos, (entre otros) que, de repente, hace que al ciudadano, al periodista, al economista, al tertuliano y al politólogo,  le salgan granos y se le pongan los pelos como escarpias, al grito de !transparencia! ¡el que la hace la paga! ¡que se hagan el harakiri y el ikebana!,  tal es la sorpresa que se han  llevado inocentes como vivían de que tal desmesura pudiera estar  sucediendo. Las respuestas son casi absolutamente del mismo tenor, porque los votos mandan, y unos más reticentes que otros, casi todos se afanan en desnudarse lo que haga falta a golpe de propuestas y regulaciones que a ver quien les echa un galgo dentro de poco. 

 ¿Donde van los años de charlar de la optimista globlalización, de la preocupación por el ecologismo, el cambio climático? ¿Dónde las conversaciones sobre la hipoteca, mi coche "est  tres confortable et rapide", los viajes a Cancún y Varadero, las interminables carreras universitarias de los interminables hijos? A quien le interesaba la política, la corrupción, la justicia, la sanidad, la educación, asuntos que venían "de serie" y aburrían hasta a las moscas?. Y ahora,.. pues  que no hay quien se separe del televisor,porque a poco que te despistes te has perdido la última. Estamos en un sin vivir pero no se puede decir que en un sin vivir aburrido, esto es un show, a mi personalmente se me parece mucho al Show de Truman. 

No voy a hablar de política porque la política es otra cosa distinta a lo que nos está sucediendo. Mas allá del telón de este escenario donde se desarrolla la trama de este show, alguien está realizando actos políticos, pero  para conocerlos  es necesario leer los boletines oficiales, esos donde se plasman las autenticas ideologías de los dirigentes de turno  y sus consecuencias, Voy a hablar de la política televisada, que es lo que verdaderamente estamos viviendo, no nos engañemos,  y que ha conseguido despertar más interés del que nunca podría imaginarse, extendiendo las audiencias al común de los ciudadanos que asisten embelesados a la variedad de informativos, tertulias, magazines y hasta programas de humor. Se analiza en  detalle en una verborrea inacabable, se teoriza sobre la marcha y según la marcha,  se hace acopio de datos hasta la saciedad, se repiten imagenes y declaraciones hasta la nausea, incluso  vuelan por el aire los cuchichos arrasando  las dignidades, ventilando las intimidades, sin pudor.  En definitiva, alimentado por las bajas pasiones el personal parece haber salido de la anestesia y se ha inaugurado el tiempo del gran acusador. 

¿Estoy negando acaso el derecho a la indignación por la corrupción descubierta? (casualmente, ahora) Nada mas lejos, estoy denunciando este repentino interés, este interesado interés, por comportamientos, que no, por no denunciados, no existieran desde hace mucho, por no decir todo, el tiempo,  y ante los cuales los mismos que ahora se manifiestan  y acusan tan panchos,  mostraron la más absoluta pasividad y por lo tanto complicidad.  Y no me estoy refiriendo precisamente al grupo de actores jóvenes que irrumpen en el show, ellos son posiblemente los únicos con derecho a hacerlo y al rebufo de cuya demanda se desarrolla esta tragicomedia, esta ópera bufa, que si no fuera tan triste podría convertirse en sainete. La política televisada es otra forma de corrupción, es degeneración. Y no esdedesear. 

En próximas entregas hablaré de los actores/as.



martes, 6 de enero de 2009

Solo el engaño tiene futuro.

Y a menos que neguemos realidad a un amor o a una locura, debemos concluir que el conocimiento de vastos territorios de la realidad está reservado al arte y solamente a él”,
De "El escritor y sus fantasmas", por Ernesto Sábato.

Cuando escribo esto es día de Reyes todavía. Probablemente el único día en que una amplísima población en maravillosa complicidad se entrega voluntaria e ilusionada al rescate de una ensoñación, de las pocas que quedan incólumes al paso del tiempo, resistiéndose a modas y tendencias, la de que unos hombres bondadosos, que todo lo ven, dispuestos a perdonar las faltas y valorar los aciertos, lleguen desde un país oriental, majestuosamente ataviados y en camellos, para obsequiarnos con unos presentes. Y asi de generación en generación, continuamos alimentando el mágico pensamiento, el sueño del que no quisiéramos haber despertado.

Con ocasión de su discurso de ingreso en la Real Academia Galega, Álvaro Cunqueiro escribió una páginas bellísimas sobre "os tesouros novos e vellos" que hunden sus raíces en las más recónditas profundidades de nuestra imaginación. Prologando la edición de esas páginas, Rof Carballo, nos remite a unos "consellos pra atopar tesouros" que hoy quiero compartir con vosotros que, como yo, le hemos pedido un día lejano a los Reyes Magos, y nos lo han traído, el maravilloso regalo de la lectura. Yasí nos dice Rof Carballo: "mais a condición suprema pra atopar tesouros é poñer atención nas misteriosas e minúsculas trusgadas que nos fan as cousas. Imos pola vida e as cousas fannos arreo acenos, trusgadas, enviánnos mensaxes. Acorchados polos nosos hábitos, polas nosas teimas, seguimos adiante sin repara neles. Pode ser un zapato desatado, unha flor que se delonga, un paxariño que de súpeto, ceiba o seu canto único, endexamáis ouvido. Ese trusgar, eses guiños das cousas percíbenos os poetas. Abonda con que os perciban duas ou tres veces na vida, eso sí con intensidade absoluta, total, plena, pra que toda a sua obra se ilumine. As trusgadas da realidade son as grandes fecundadoras da obra de arte. O tesouro, a realidade maravillosa, eso que algún suprarrealistas chamaron a trans-realidade, ou seña o ouro enterrado que existe no mundo, ponse de súpeto a rebrillar. Un día, como en Proust sucedéu co recendo dun estripo en flor ou co sabor dunha madalena humedecida no té; outras veces foi o canto dun paxaro, a contempración dunha amendoeira en flor ou a sensación de se recostar sobor dunha vella oliveira española ou italiana o que producíu, como en Rilke, unha Erlebnis ou seña a vivencia de algo transubxetivo, que borra as nosas fronteiras co mundo, que nos equilibra con el, coma unha balanza, que nos dá a armonía total en lugar da loita por coñecer, en vez da fame de dominio, esa lepra que mirra ao home"..."

A través de la mirada de E. Blyton en uno de los primeros libros que me trajeron los Reyes, "Aventura en la isla", vi con los ojos de la imaginación, por primera vez, un paisaje de rocas y olas batiendo desatadas y furiosas, sonidos de pájaros revoloteando, rumor de espumas, misterio y embrujo deshabitado. Una mirada de huella profunda con la que sigo redescubriendo el tesoro marino cada día, a través de ojos que, aún siendo ahora fisicamente los míos, solo pueden ser, irremediablemente, los de aquella primera visión. Anterior a la necesidad de saber, a toda pedagogía, tenía ya todo lo que iba a hacer falta para ser feliz. Es el valor de los tesoros. Ser tesoros. Porque como dice Cioran, "solo el engaño tiene futuro".

Hoy es el día más fertil de la ilusión y por lo tanto el día más lúcido. Me despido con las palabras de Rof Carballo otra vez, felicitando a todos los que ven en el arte su tesoro. "Todo home garda, no máis profundo, a nostalxia desa capacidade máxica que estivo a punto de ter, antes de que quedase afogado na podente máquina trituradora, debaixo dos dispositivos destruídores da poesía do universo. Hai uns momentos miríficos na vida de cada quen, nos que semella como si se rasgara o muro que pacientemente fomos construíndo pra nos ocultar a nós mesmos o maravilloso. Chaman os homes a ese momento: namoro ou ilusión amorosa." Esdedesear