viernes, 2 de noviembre de 2012

Despedida de Filiel

"La poesía es la palabra esencial en el tiempo".."...El pensamiento lógico, que se adueña de las ideas y capta lo esencial, es una actividad destemporalizadora"

"Pero al poeta no le es dado pensar fuera del tiempo"... las ideas del poeta no son categorías formales, sino directas intuiciones del ser que deviene de su propio existir: son pues temporales, nunca elementos anacrónicos existencialistas, en los cuales el tiempo alcanza un valor absoluto. Inquietud, angustia, temores, resignación, esperanza, impaciencia que el poeta canta, son signos del tiempo y , al  par, revelaciones del ser en la conciencia humana."

De "Poética". Por Antonio Machado.

     La lírica de Machado está acompañando mi  indeseada despedida de Filiel, a donde no volveré al menos en la forma de estancias  permanentes. Quiero que esta despedida  se prolongue en el recuerdo, gozoso recuerdo,con un desvanecimiento lento para la conciencia, pues las huellas profundas de lo allí vivido se han  grabado en mis sentimientos y atesoran ya el caudal de los mejores momentos de mi vida.
    Dice Machado que al poeta no le es dado pensar fuera del tiempo y yo digo que si el poeta no pensara fuera del tiempo, si el poeta no captara la esencia intemporal de lo que le rodea, no habría poesía. Otra cosa es la forma en que el poeta narra esas esencias- tan magistralmente como en éstas que os traigo aquí- en una secuencia tan temporal que parece que pudiéramos saber exactamente su duración y sin embargo no diríamos jamás que nos ha contado cómo de largos o cortos eran sus paseos  o cual su dificultad, sino cuán intenso era su disfrute por los campos de Castilla  y esto es así porque nos transmite las"revelaciones de su ser en la conciencia humana", solo por ello podemos sentir, revelándose para nosotros y en nosotros,  lo que el poeta sentía: la belleza.

"Mediaba el mes de julio. Era un hermoso día.
Yo, sólo, por las quiebras del pedregal subía,
buscando los recodos de sombra, lentamente. 
A trechos , me paraba para enjugar mi frente
y dar algún respiro al pecho jadeante;
o bien, ahincando el paso, el cuerpo hacia adelante
y hacia la mano diestra vencido y apoyado 
en un bastón a guisa de pastoril cayado,
trepaba por los cerros que habitan las rapaces 
aves de altura, hollando las hierbas montaraces
de fuerte olor-romero, tomillo, salvia, espliego-.
Sobre los agrios campos caía un sol de fuego. 
De " Campos de Castilla"

Y de nuevo frente al mar, mar de mis esencias más identitarias, antiguos deleites...esdedesear.

¿Por qué?, decisme, hacia los altos llanos
huye mi corazón de esta ribera,
y en tierra labradora y marinera 
suspiro por los yermos castellanos?
De "Los sueños dialogados"